Objetivos

¿Pero de qué o de quién rescatar las milpas?
De su total desaparición, tras 3 siglos de Colonia española y más de 2 siglos del coloniaje mental con que se ha perpetuado hasta hoy día, la dominación de los campesinos mexicanos y centroamericanos. Porque cada día hay menos herederos de los saberes milenarios sobre los policultivos y las nuevas generaciones adoptan los principios de los monocultivos característicos de la agricultura occidental, despreciando la experiencia de nuestros antepasados en el arte de adaptar la variedad de la naturaleza en cultivos combinados que deberían seguir dándonos sus frutos a lo largo y ancho de nuestras regiones mesoamericanas, con provecho para nuestra salud y sin perjuicio para la biodiversidad…

La voz de orden de nuestra Cruzada es descalificar la soberbia de Occidente cuyos voceros llegaron a imponer los arados con bovinos, los surcos con sistemas de riego para monocultivos, la tumba roza y quema, los fertilizantes e insecticidas químicos, la ingeniería genética para uniformar las semillas y las lógicas mercantiles para sacar los elementos de las milpas de su sinergia y explotarlos masivamente por separado.

Nuestra Cruzada se propone rescatar desde la calidad de las tierras y sus formas de tenencia, hasta la variedad de nuestros alimentos y sus propiedades originales, pasando por el reconocimiento oficial y mundial del patrimonio cultural que representan las milpas. Nos proponemos devolver la dignidad del papel histórico, social y económico de los campesinos ya idos y de los vivos y por venir, apoyando sus conocimientos y su actividad mediante el consumo de sus productos y la vigilancia de precios justos para ellos.

La Cruzada por la Milpa xA La Soberanía Alimentaria promete así:
Reconocer y estudiar cada predio donde se encuentre este policultivo, protegerlo en tanto que combinación de Cultura y Natura milenarias a través de su difusión masiva y de una gestoría para defender su derecho a conservar vivas sus virtudes tradicionales y a resistir los cambios impuestos por políticas agrarias contrarias a estos cultivos. Todo esto a lo largo y ancho no sólo de México sino también de Centroamérica.

Nuestros compromisos incluyen el rescate físico e intelectual de los poseedores de los saberes, facilitar su transmisión a las nuevas generaciones, apoyar activamente la propiedad colectiva sembrada con milpas y revertir su eventual abandono. Trabajar activamente desde cualquier trinchera para y por la reconstrucción de suelos, aguas y técnicas ancestrales que coadyuven en la reconstrucción de este ecosistema virtuoso, sin descuidar las necesidades del elemento humano y con la meta visible de recuperar para México una soberanía alimentaria que incluya suficiencia, variedad, calidad y cultura culinaria.

Esta iniciativa colectiva responde a una necesidad urgente de respuesta a la destrucción criminal que comenzó con la Colonia española, se profundizó con la llamada Revolución Verde del siglo XX y a la que el TLCAN le dio un primer golpe de gracia y el T-MEC otro que podría ser irreversible si al día de hoy permitimos se le entierre bajo “programas civilizatorios”, de buena fe pero inconscientemente destructivos como es Sembrando Vida.

Nuestra Cruzada se construirá sobre discusiones que nos permitan llegar a un consenso de fines y acciones, sin perder nunca de vista que el objetivo es facilitar la resiliencia y supervivencia de nuestra emblemática y ancestral milpa, no como objeto de museo, sino como sostén real de un sistema alimentario autosuficiente con pleno empleo y resistente a la inflación exógena.

Esta página se sube a la red para recoger todas las opiniones, sugerencias, estrategias, e inscripciones para la acción directa… cuyo objetivo coincida y cuya viabilidad nos anime.

POSDATA.
No se trata de ningún modo de renegar o renunciar a los aportes llegados de otras partes del mundo, ni de cancelar los monocultivos allí donde este tipo de prácticas son necesarias, sino de ir reconquistando las tierras de las milpas para devolverles su función alimenticia, medicinal y social de pleno empleo y solidaridad campesina, producción artesanal y centro de culturas brillantes y respetuosas del medio natural. Tal vez esta Cruzada afilie a muchos jóvenes urbanos extraviados y nos los regrese para bien de todos.
Rescatemos nuestros alimentos y nuestra salud.
La Trilogía: calabacita, maíz y frijol.
Cucurbitáceas

De origen americano.

Maíz

Planta emblemática como alimento fundamental. En América, simboliza nuestra carne.

Frijol

Leguminosa complementaria del maíz. En Asia es la soya para el arroz y en Europa lentejas y garbanzos para el trigo.

Sistema alimentario autosuficiente.